Abogado Defensor Especializado en Crímenes Sexuales Federales en Plano

¿Está enfrentando cargos federales por crímenes sexuales? Los agravios sexuales federales se traducen en algunos de los delitos castigados más duramente de todo el país y, además del potencial de encarcelamiento y multas, los sospechosos también se enfrentan a la posibilidad de daños adversos en otros ámbitos de su vida. Si lo condenan, normalmente lo obligarán a inscribirse como delincuente sexual, y esto, aunado a la grave felonía federal que quedará en sus antecedentes penales, redundará en oportunidades laborales perdidas, restricciones con respecto a dónde puede vivir y limitantes en su capacidad de recibir educación.

Con tanto en juego, incluida su libertad, es imperativo que se dirija al experimentado equipo del Bufete Jurídico de Jeffrey C. Grass. Nuestros abogados defensores, expertos en casos de agravios sexuales, defenderán con ahínco su caso, desplegando una defensa altamente estratégica con la intención de producir la mejor resolución del caso posible.

Nuestros abogados en casos de agravios sexuales se ocupan de casos tanto estatales como federales y que involucran una gran gama de delitos, tales como:

  • abuso sexual o violación con agravantes;
  • pornografía, incluida la infantil;
  • esclavitud sexual y tráfico de personas;
  • abuso sexual con consecuencias fatales; y
  • secuestro interestatal con agresión sexual.

Los crímenes sexuales a nivel federal tienden a ser más desafiantes de defender debido a la naturaleza grave de estos cargos, además de los amplios recursos de investigación y procesamiento de que dispone el poder federal. En particular, en casos que involucran niños o menores, las penas pueden ser hasta dos veces más graves que las que se aplicarían por un crimen equivalente que involucre a un adulto.

Si usted o un ser querido fue arrestado en Texas por un crimen sexual federal, póngase en contacto con el Bufete Jurídico de Jeffrey C. Grass para debatir su caso en una sesión de consultoría gratuita y 100 % confidencial. Llame al (972) 422-9999.

Inquietudes comunes sobre lo que procede tras un arresto por un crimen sexual federal

Los abogados defensores del Bufete Jurídico de Jeffrey C. Grass han trabajado para compilar información sobre algunas de las preguntas e inquietudes más frecuentes que abordamos con clientes que se enfrentan a crímenes sexuales federales.

¿Por qué se persiguen algunos crímenes a nivel federal?

Los fiscales normalmente decidirán si quieren procesar un crimen sexual al nivel federal. Como estadounidense, está supeditado a las leyes estatales y las federales. En algunas ocasiones, su caso podría quedarse en el nivel estatal o llevarse al federal. Se puede buscar el poder federal si se considera que el incidente es demasiado grave o complejo.

Otros casos que se pueden procesar a nivel federal son:

  • los que ocurren en terrenos de la Federación;
  • los que involucran traslados entre estados;
  • los que involucran viajes internacionales; y
  • los que involucren más de un estado (p. ej., pornografía que se transmite de una persona en el estado A a otra en el estado B, sin que nadie cruce de hecho ninguna frontera estatal.)

¿Cuáles son los crímenes sexuales federales más frecuentes?

Existen varios agravios sexuales que pueden procesarse a nivel federal. Algunos de los más comunes son:

  • Abuso sexual o violación con agravantes – se pueden presentar cargos federales en algunos de los casos más serios de abuso sexual o violación con agravantes, incluidos los que acaecen en terrenos federales. Entre los factores agravantes están las amenazas, el uso de la fuerza física o la violencia, el uso o la amenaza de uso de armas mortíferas en contra de la víctima o el uso de sedantes en la víctima. Las penas más duras también se aplican si el caso involucró niños, víctimas discapacitadas o víctimas intoxicadas o cuya conciencie esté tan afectada que no puedan ofrecer su consentimiento.
  • Crímenes sexuales con niños – los crímenes contra niños conllevan algunas de las penas más duras. Se comprenden entre ellos realizar pornografía infantil, solicitar actividades sexuales a un menor entre estados o países, raptar o traficar con menores para prostituirlos o sostener relaciones sexuales con ellos (incluida la compraventa de niños como esclavos sexuales) o trasladar a un menor a otro estado o país para tener sexo con ese menor.
  • Pornografía – se pueden presentar cargos federales por pornografía si una persona envía por correo, vende, distribuye o transporta ciertos materiales pornográficos entre estados, países, a través de la Internet o por televisión.
  • Secuestro con abuso sexual – las autoridades federales podrían procesar a alguien que haya abusado sexualmente o violado a alguien durante su secuestro, incluidos los casos en que se traslade a la víctima a otro estado o país. El abuso sexual o violación se suele considerar factor agravante, lo que redunda en penas más graves que las que se impondrían en secuestros sin el elemento sexual.
  • Esclavitud sexual y tráfico de personas– se pueden presentar cargos federales de esclavitud sexual en casos que involucren la compraventa de personas retenidas como esclavas sexuales. Este delito normalmente comprende la esclavización psicológica y física de la víctima. Algunos casos involucran el traslado de víctimas interestatal o internacional. En algunos otros se ven involucrados niños; estos casos tienden a ser castigados más duramente.
  • Abuso sexual con consecuencias mortales – si cualquier tipo de abuso provoca la muerte o si el ataque sexual se combina con el asesinato de la víctima, podría enfrentar cargos de este tipo.
¿Qué es SORNA y qué significa para los delincuentes sexuales?

La Ley de Registro y Notificación de Delincuentes Sexuales, o SORNA, fue ratificada en 2006, lo que redundó en nuevos estándares, más estrictos, para el registro y seguimiento de delincuentes sexuales en los EE. UU.

Los delincuentes a nivel federal deben registrarse. La información del registro nacional se comparte con los registros estatales (y viceversa) de conformidad con SORNA. Con SORNA, la duración del tiempo que debe registrarse como delincuente sexual depende de su «nivel».

  • Los delincuentes de nivel I deben registrarse por 15 años.
  • Los de nivel II deben hacerlo por 25 años.
  • Los delincuentes de nivel III lo hacen de por vida.

Si un condenado federal por un crimen sexual no mantiene actualizado su registro SORNA, se considerará esta acción como un crimen federal, castigada con hasta 10 años de prisión y multas. Además, la ley SORNA permite sentencias de hasta 30 años si se comete un crimen violento durante el periodo en que no estuvo registrado adecuadamente.

SORNA también requiere de los delincuentes condenados información sobre viajes interestatales, al extranjero y visitas a tierras indígenas.

Nuestros abogados tejanos lo defenderán ante su caso de crimen sexual federal

Federal Sex Crimes Defense Lawyer

Los cargos por crímenes sexuales, tanto estatales como federales, son de los penados con más dureza. Además de las largas condenas en prisión, también hay penas que pueden dañar la reputación y la vida. Estos cargos necesitan de representación legal experta. Aquí es precisamente donde el Bufete Jurídico de Jeffrey C. Grass puede ayudar.

En el Bufete Jurídico de Jeffrey C. Grass entendemos cuánto está en juego, y nuestros abogados experimentados y enérgicos trabajarán duro para defender su caso con un planteamiento estratégico y bien pensado. Nuestros abogados cuentan con gran experiencia, que incluye casos que han sido llevados hasta la Suprema Corte de los Estados Unidos. Con esta experiencia estamos bien parados para supervisar su defensa.

Nuestra forma fue fundada por el abogado Jeffrey C. Grass, quien ha ejercido desde 1993. Grass también ha fungido como Abogado General de la Marina estadounidense (JAG) y ha recibido la Valoración AV® Preeminente en Revisión por Pares que otorga Martindale-Hubbell®.Si usted o un ser querido están enfrentando un proceso por crímenes sexuales federales, los abogados del Bufete Jurídico de Jeffrey C. Grass pueden ayudarle. Contáctenos para debatir su caso en una sesión de consultoría totalmente confidencial y gratuita. Llame al (972) 422-9999.